Tu verdadero niño interior

¿Cuántas veces nos dejamos absorber por el trabajo, por las responsabilidades, por las obligaciones que conlleva ser un adulto? Más de una vez creemos que estamos completamente desconectados con aquella persona que solíamos ser en la infancia, con aquel niño risueño e inocente que solo anhelaba jugar y estar un rato con sus padres y amigos. Ese niño interior siempre está ahí con nosotros, y debemos recordarlo para poder acercarnos y contectar más con nuestros hijos. Si en algún momento olvidamos lo que era ser un niño, nunca olvidemos que allí estarán nuestros hijos para recordárnoslo.