10 tips para reconocer relaciones sanas

10 Signos para reconocer relaciones sanas

Las relaciones sanas sacan lo mejor de uno y nos hacen sentir bien con nosotros mismos. Una relación sana no significa una relación «perfecta», y nadie es tiene conductas sanas al 100% del tiempo, pero los signos a continuación son comportamientos por los que debemos trabajar en todas nuestras relaciones.

Las relaciones sanas se manifiestan como una comunicación sana, pero comienzan en un sano amor a nosotros mismos. Aquí compartimos algunas características y comportamientos de una relación sana:

1. Ritmo cómodo

La relación se mueve a una velocidad en la que cada uno se siente cómodo. Es normal querer pasar mucho tiempo con alguien cuando recién se conocen, pero es importante que ambos estén en la misma página sobre cómo se está moviendo la relación. En una relación sana, no deberías sentirte apurado ni presionado de una manera que te haga sentir abrumado.

2. Confiar

Es importante tener confianza en que tu pareja no hará nada para lastimarte o arruinar la relación. En una relación sana, la confianza es fácil y no tienes que cuestionar las intenciones de la otra persona o si te sientes respaldado. Ambos respetan su privacidad y nunca lo someterían al otro a una «prueba» para demostrar su lealtad.

3. Honestidad

Puedes ser sincero sin tener miedo a cómo responderá la otra persona. En una relación sana, deben sentir que puede compartir toda la verdad sobre su vida y sus sentimientos (progresivamente), pero nunca tendrán que ocultar cosas. Puede que no les guste lo que tienen que decir, pero responderán a las noticias decepcionantes de una manera receptiva.

4. Independencia

Tienes espacio para ser tú mismo fuera de la relación. La otra persona debe apoyar tus pasatiempos y tus relaciones con otros amigos, familiares y compañeros de trabajo (¡y vos también con los suyos!). El otro no necesita saber ni participar en cada parte de su vida. Tener independencia significa ser libre de hacer algo y darle a tu pareja la misma libertad.

5. El respeto

Uno valora las creencias y opiniones del otro y se aman por lo que cada uno es como persona. Te sientes cómodo estableciendo límites y confías en que la otra persona respetará esos límites. Te animan cuando logras algo, apoyan tu trabajo duro y tus sueños, y te aprecian.

6. Igualdad

El amor sano es simétrico. La relación se siente equilibrada y todos ponen el mismo esfuerzo en el éxito de la relación. No permiten que las preferencias y opiniones de una persona dominen, y en cambio, te escuchas y haces compromisos cuando no quieres lo mismo. Sientes que tus necesidades, deseos e intereses son tan importantes como los de la otra persona. A veces puedes poner más (dinero, tiempo, apoyo emocional) que tu pareja, y viceversa, pero el resultado siempre se siente equitativo y justo.

7. Amabilidad

Son cariñosos y empáticos el uno con el otro, y se brindan consuelo y apoyo mutuamente. En una relación sana, la otra persona hará cosas que sabe que te harán feliz. La amabilidad debe ser una calle de doble sentido: se da y se recibe en nuestra relación. Muestras compasión por la otra persona y las cosas que les importan.

8. Asumir la responsabilidad

Sé dueño de tus acciones y palabras. En una relación sana, evitamos culpar al otro y podemos admitir cuando cometemos un error. Realmente te disculpas cuando has hecho algo mal e intentas continuamente hacer cambios positivos para mejorar la relación. Tu pareja puede asumir la responsabilidad del impacto que tuvieron sus palabras o comportamiento, incluso si no fue su intención (¡y vos también!).

9. Conflicto saludable

Es sano discutir abierta y respetuosamente los problemas y lograr enfrentar los desacuerdos sin juzgar. El conflicto es una parte normal y esperada de cualquier relación. Todos tienen desacuerdos, ¡y eso está bien! Un conflicto saludable es reconocer el problema raíz y abordarlo con respeto antes de que se convierta en algo más grande. Ninguno debe menospreciar o gritar durante una discusión.

10. Divertido

Disfrutan pasar tiempo juntos y sacan lo mejor del otro. Una relación sana debería sentirse fácil y hacerte feliz. Pueden soltarse, reír juntos y ser ustedes mismos: la relación no les quita el ánimo, sino que los alegra. Ninguna relación es divertida el 100% del tiempo, pero los buenos momentos definitivamente deberían ser mayores que los malos.

Desde #gruposolido, queremos lograr un futuro sin analfabetismo afectivo y que las próximas generaciones sean capaces de formar las relaciones con las que sueñan . Sintetizamos éste desafío en una propuesta concreta para los educadores que se animen: El curso Online «EDUCACIÓN GLOBAL EN EL AMOR» Inicia el 23 de Marzo.
Accede aquí a toda la información del curso: https://gruposolido.org/ega/

WhatsApp Consultanos!