Carta de una madre a su futuro bebé

Ahora que estoy cumpliendo mis 6 meses contigo en mi panza, y que han pasado infinidad de cosas no muy buenas para ti, quiero que sepas que cada día me doy cuenta de los demasiados errores que he cometido durante tu estancia en mí. Sin embargo he descubierto que todos esos errores te hacen aún más fuerte, y que día a día yo también lo soy por ti.

Quiero que sepas que eres lo mejor que me pudo pasar. Es increíble el amor tan grande que le puedes tener a una personita que aún no conoces, eres mi vida entera… Por lo mismo te prometo que no te fallare más y de ahora en adelante sólo tendrás felicidad y muchísimo amor, porque sólo te mereces cosas buenas en esta vida. Tú no pediste nacer, fui yo la que te trajo a este mundo y es mi responsabilidad que estés bien y estar para ti siempre… Seremos tú y yo contra el mundo.

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-10.54.50

Yo estaré para cuidar de ti. Para darte de comer, para bañarte, para enseñarte a hablar, a ir al baño, te acompañaré en tu primer día de clases, estaré ahí en la caída de tu primer diente, en cada junta, en cada festival, en cada navidad, en cada sonrisa, en cada momento de alegría y motivándote para que cumplas todo lo que te propongas, pues seré tu fan número uno apoyándote desde la banca y viendo tu increíble juego de la vida.

Curaré cada raspón, cada cortada, cada lágrima y te veré crecer día a día. Seré tu hombro para llorar por tu primer desamor, por tu primer fracaso, estaré el día de tu graduación, el día de tu boda, cuando nazcan tus hijos y no habrá persona más orgullosa y que te ame tanto como yo. 

Captura-de-pantalla-2015-11-04-a-las-10.54.59

Al imaginarme todo esto a tan sólo tres meses de tu llegada, no puedo esperar a que comience nuestra aventura juntas donde sé habrán momentos de tristeza, de problemas, de caídas, de errores, pero por ti todo eso parecerá sin importancia porque tú eres más grande que todo eso. Tú serás mi felicidad y mi motivo para salir adelante.

No puedo esperar más el día de conocerte, de nuestro primer encuentro, de nuestra primera mirada, nuestro primer beso, ese momento mágico del que tanto presumen las madres cuando tocan la pequeña mano de su hijo y se enamoran a primera vista.

Te sigo esperando con los brazos abiertos y más emocionada que nunca. Se despide de ti tu persona favorita en todo el mundo,

Tu mamá.