“Lo que más les cuesta a los jóvenes tiene que ver con la sexualidad y el compromiso”

Juan Manuel Ferreirós dirige el colegio St Catherine’s de Tortuguitas, donde la educación afectiva es un tema presente. Destaca la concepción del ser humano como la clave que define la formación sexual. Más aun, esta puede articularse entre las diferentes asignaturas.

Ferreirós considera relevante la educación sexual y afectiva desde el colegio.  Hace hincapié en la importancia de la coherencia desde la concepción antropológica que se enseña en la institución y la vida de los profesores para lograr un aprendizaje efectivo de los valores. “Estaría bueno un trabajo fuerte en todo lo que tiene que ver con la verdadera formación en la sexualidad que incluye la afectividad; no solo pensándolo como formación para los chicos, sino también pasándolo en la propia vida para después poder transmitirlo”, sostiene el director.

¿Cómo ve la situación afectiva y sexual de sus alumnos?

Los chicos tienen total libertad en lo sexual sin sopesar las consecuencias ni tampoco elegirlas. En cuanto a lo afectivo, muchos tienen ansiedad por no estar acostumbrados a postergar. Los padres no saben decir “no” y, entonces, generan chicos caprichosos que no soportan las frustraciones y se enferman de ansiedad. Sin embargo, también hay alumnos muy comprometidos, maduros, que saben postergar y que tienen una familia detrás cuya presencia es notable. En fin, se puede ver con claridad que lo que más les cuesta a los jóvenes tiene que ver con la sexualidad y el compromiso. Me parece que hace falta una fuerte educación emocional y afectiva.

¿Cuáles cree que son los principales desafíos de la educación sexual y afectiva de los jóvenes?

El principal desafío es trabajar de forma articulada y consensuar el verdadero concepto de persona humana. Sin él es muy difícil distinguir todas las dimensiones del hombre que, a su vez,  deben ser trabajadas para enseñar desde allí una ética marcada por valores estables que trascienden cualquier ideología o subjetividad cultural. Esta formación debe concluir en un plan de vida que gire en torno a la aceptación de uno mismo y la alteridad; es decir, una vida al servicio del otro en la que el ser humano encuentra su felicidad.

“… hay que hacer un trabajo contracultural porque la cultura, tanto desde lo económico como desde lo afectivo, está marcando un hombre determinado por sus instintos”.

¿Qué considera fundamental en la educación sexual y afectiva?

Para mí es importante la formación porque hay muchísimas posturas. Lo primordial es lograr una buena capacitación donde, por un lado, nos pongamos de acuerdo sobre cuáles son los verdaderos valores en los que queremos educar. Por el otro, esta debe permitir que cada uno vea la forma de aportar a esta formación articulada desde su asignatura.

¿Qué cree que es indispensable en la capacitación sexual y afectiva?

Una fuerte base antropológica. Hoy prevalece una idea de hombre como un animal adiestrado que vive en la sociedad. Dependiendo la concepción de hombre que tengamos, esperaremos una determinada ética de ese hombre. Si en la sociedad se considera al hombre como un animal adiestrado, se espera que simplemente satisfaga sus instintos conforme a su sexualidad animal. Entonces, no se tienen en cuenta sus otras dimensiones: intelectual y espiritual, que considero fundamental. En esto hay que hacer un trabajo contracultural porque la cultura, tanto desde lo económico como desde lo afectivo, está marcando un hombre determinado por sus instintos.

¿Cómo ves la educación sexual y afectiva en la actualidad?

En muchos colegios se están haciendo planes articulados. Creo que eso es un enorme crecimiento y  una respuesta concreta. A su vez, los padres tienen una gran necesidad de formarse y hay talleres para eso. Por lo tanto, veo bien encaminada esa educación desde, sobre todo, los colegios con orientación religiosa. Pero fuera de ellos veo una gran ausencia de formación en ese sentido. Nos falta mucho como sociedad. Mientras consideremos que el hombre solo depende del tener y del placer, y no del amor que es su último fin, seguiremos teniendo una visión acotada y continuará habiendo falencias en la formación.

Portada grupo transparente

Si no es ahora ¿cuándo?

Casi todos nosotros, de alguna u otra manera tuvimos, la fortuna de recibir una educación formal que nos dio herramientas para nuestra vida. Pero hay algo que quedó relegado en nuestra formación y hoy se paga caro: no nos enseñaron a lidiar con nuestros sentimientos y afectos, no nos enseñaron a desarrollar las relaciones amorosas que queremos. Por eso hoy queremos dar nuevas oportunidades y horizontes a nuestros jóvenes, queremos transformar el analfabetismo afectivo en educación global en el amor. Si no es ahora ¿cuándo?

Por eso, queremos invitarlo a participar de la capacitación online de Grupo Sólido Educación Global en el Amor

Educación Global en el Amor